Esta mañana, dando un paseo fotográfico por El Torcal me encontré, cara a cara y entre la niebla, con la mirada fija y atenta de esta joven cabra montes. Tras unos segundos de aguantarnos la mirada, monte la cámara, disparé y conseguí atrapar su mirada para siempre en esta imagen.