Esta mañana, dando un paseo fotográfico por El Torcal me encontré, cara a cara y entre la niebla, con la mirada fija y atenta de esta joven cabra montes. Tras unos segundos de aguantarnos la mirada, monte la cámara, disparé y conseguí atrapar su mirada para siempre en esta imagen. 

La primera foto que saco del famoso Tornillo de El Torcal de Antequera. Es foto obligada para todo aficionado a la fotografía de la zona.

En los intentos que he hecho asta ahora no he podido conseguir una foto en condiciones de este monumento natural, una vez por exceso de público, otra por exceso de niebla y en esta última y en la que saque está foto, por exceso de luz y escasez de nubes, de hay el fondo blanco y la edición en blanco y negro.

Pero bueno, si a la tercera no ha sido la vencida, será a la cuarta, o a la quinta.

Gracias por visitar mi blog.